“Cuerpos en Oxímoron”, representaciones de la bohemia destructiva

Adoptando el concepto de teatro doméstico, la Compañía Tinta Negra aprovechó el hermoso living de una casa porteña como escenario para desarrollar “Cuerpos en Oxímoron”. Un desgarrador montaje que logra extrapolar aquélla bohemia beat norteamericana de Ginsberg y Burroughs con la porteña actual.

Vicente, un joven poeta obsesionado por alcanzar su madurez literaria; Elena, una hermosa escritora ninfómana; y Juan, el tonto homosexual y follador nato. Una extraña y destructiva amistad que se basa en un continuo tira y afloja entre el sentido de comunidad y lo explícitamente de a dos. Una amistad poética que juega con la provocación continua y que se lleva al extremo en cada uno de los planos de la realidad. Sexo, punk, drogas y literatura son los cuatro pilares de estos jóvenes perdidos por encontrar un sentido a sus vivencias.

 “Echamos un polvo de espanto, mientas la música daba bandazos,    
 nuestros dientes se chocaban, nos mordíamos la lengua 
Y ella… Ella vertía jugo como sopa caliente.”

Extracto actuado de “Cuerpos en Oxímoron”

Dentro del universo caótico de una juventud que anhela provocar sentimientos con sus obras literarias, que anhela el reconocimiento de sus vidas, se desarrolla esta historia. Una historia extrema en la que se entremezclan sentimientos de deseo, obsesión, odio y rechazo.

Ese viernes el apretado público, atento, se dejó llevar fácilmente por esta intensa trama que avanzó sin esperar, y que comenzó con un tinte teatral para terminar sumiéndolo en una película cinematográfica en vivo, a escasos centímetros de sus asientos.

La tenue luz que decoraba el living, la ingesta de alcohol y otras drogas por parte de los personajes y la música punk de los 80, nos acercaron rápidamente a la realidad inhóspita de la historia, esa que podría ser la suya.

Además, la perspicacia de los actores logró trasmitir ese mundo de distorsión que es “Oxímoron”, acompañado por una puesta en escena hiperrealista y velozmente acorde a nuestra sociedad del instante. Se logró, de este modo, conectar el espíritu nihilista de la generación beat norteramericana a la que se hace continua referencia en el texto, con el desencanto contemporáneo.

La obra, que originalmente tuvo por título “Oxímoron (O el balbuceo de mi ego)”, es el debut como directora de Nicol Rivera, estudiante en último año de la Escuela de Teatro UV. ¿Por qué oxímoron? Eso tendrán que descubrirlo ustedes en las próximas representaciones, de las que estaremos avisando desde nuestro perfil online.

Tras la representación, que tuvo una duración de unos 30 minutos, pudimos disfrutar de un conversatario abierto con los actores y la directora de la misma, acompañados de un vinito y la cercana energía que imperó durante todo el evento.

.

Ficha Técnica

Compañía: Tinta Negra

Dirección: Nicol Rivera

Elenco: Luis Tinto, Zimri Bani, Valeria Vejar Salazar

Anuncios

Tira tus espinas!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s