La buena música y la baja producción de Open Air Mamba 2016

Este sábado asistimos a Open Air como segundo aniversario del aclamado local de electrónica Mamba. Todo pintaba hermoso: un mini festival de 12h con varios de los mejores exponentes de la música electrónica nacional y algún acompañante internacional. Al aire libre y rodeados de toques religiosos, que siempre le ponen su morbo a una fiesta.

Sin embargo, nos topamos con el primer problema en la puerta: la gente se acumulaba en la puerta, contenida por los guardias y porteros, que no sabían muy bien cómo manejar las ventas, preventas e invitados al evento.

Tras una larga fila y espera, el sistema de lista de invitados para la cual otros medios allí presentes y nosotr@s mismos habíamos trabajado, no funcionaba. [Aprovechamos para pedir disculpas a l@s cactuser@s que se ganaron entradas por nuestro medio que, obviamente, también sufrieron las consecuencias]. Fue necesario esperar por una media hora a que las productoras del evento llegaran a la entrada (dado que sus teléfonos personales no les acompañaban, ¡error!) para que, tras ponerse una bien ruda, le escucharan durante un momento y le dieran el acceso al lugar para realizar la cobertura del evento.

Nos costó entrar pero lo conseguimos! Here we go! #OpenAirMamba

A post shared by elcactus.net (@elcactusnet) on

Decidimos olvidarnos del mal rato pasado en el punto de acceso y fuimos saltando de un escenario a otro pasando del house, al techno, al electro andino y, de repente, a toques más electrodark. Lo mejor de la noche: el despliegue tan diverso de artistas, acompañados por su fieles Vjs.

Mención honrosa a Andrea Paz y su Vj Max Rosenthal, que se lucieron con una sesión de techno bien visual y hasta el corazón, ya que los parlantes no daban para un bajo bien profundo.

Las visuales de Max Rosenthal acompañando a Andrea Paz el pasado sábado en #OpenAirMamba @mambaclub

A post shared by elcactus.net (@elcactusnet) on

@valesuchi le puso buenito en #OpenAirMamba @mambaclub

A post shared by elcactus.net (@elcactusnet) on

Entre otros destacados, Matanza y Cholita Sound, que le pusieron todo el toque latin andino a la noche, los primeros con sus instrumentos de aire y percusión característicos, y la última presentando sus nuevos temas con sus patas de pieles y su voz distorsionada de ritmos calientes.

@cholitasound en #OpenAirMamba @mambaclub

A post shared by elcactus.net (@elcactusnet) on

Punto Djs (aka @elisitapunto + @marcelomiopec) en #OpenAirMamba @mambaclub

A post shared by elcactus.net (@elcactusnet) on

Cada galpón era un mundo. Cada espacio de relajo, también. Desde la infinita y lenta fila para pagar los bebestibles, a las visuales 3D entre galpones y la vírgen electrónica:

12745781_1709976335915602_2011583526074991556_n

Intervención para Open Air. Foto por Mamba

Los músicos subieron a cada uno de los tres escenarios sin demora (¡bien ahí!) aunque, excepto algún que otro gurú de la electrónica, nadie sabía muy bien qué estaba escuchando en cada momento pues.. ¿Alguien recibió alguna información más allá de la que aparecía en el evento? Que, por otra parte, la organización se encargó de eliminar al día siguiente para no recibir críticas…Mal ahí, mal eso de censurar las opiniones de los asistentes. Mal eso de eliminar las críticas de las fotos, como ésta:

“Después de ganadas las lukas ,. bajan el evento, por que de seguro, entre todos los que hasta casi dos horas algunos, estuvimos esperando para entrar, les hacemos un traje bien echo y a la medida, desde luego la educación que demostró la gente frente a tal despliegue de ineptitud para gestionar una entrada, no se la merecen, vamos, que por respeto a ese publico, lo MINIMO, es ofrecer una disculpa una ves que salgan de la piscina .. y a ver si de paso invierten unas lukitas en los baños de Antonia lopez .. por eso del respeto. Que tengan muy buenas tardes.”

Para una convocatoria de estas magnitudes y precios es necesario más orden, más información in situ, más baños, más cajas y ambientación. ¿O acaso alguien vio señalética de cuáles eran los escenarios o de dónde se encontraba cada espacio? ¿De los horarios? ¿Salidas de emergencia?

Lo importante, más allá de llenar un evento, es el trato que se le da a sus asistentes durante y, sobre todo, después del mismo. Extender la misma buena onda de la previa a las críticas finales.

[Nota de la autora: Con este artículo no pretendo tirar por tierra el trabajo de nadie, sólo educar a los asistentes a ver más allá de su vaso de pisco y a apostar por tratos y precios acordes con la producción y convocatoria de los panoramas.]

 

Anuncios

Tira tus espinas!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s